La Juvenile Diabetes Research Foundation (JDRF) en EE.UU. ha sido uno de los grandes impulsores del páncreas artificial con la creación en 2006 de su Artificial Pancreas Project. Ahora, a través de su fondo filantrópico T1D Fund, la JDRF ha dedicido invertir en el sistema de páncreas artificial Smartloop, un ecosistema para la gestión automatizada de la diabetes a través de la nube, desarrollado por Bigfoot Biomedical. Según Jeffrey Brewer, Presidente y CEO de la compañía, “La inversión en Bigfoot por parte del T1D Fund ayuda a asegurar la competencia y opción de elección a la comunidad de personas que necesitan una mejor forma de vivir con diabetes tipo 1.” Bigfoot Biomedical fue fundado en 2014 por Bryan Mazlish, cuya mujer padecía diabetes tipo 1, tras ser su hijo también diagnosticado con la enfermedad, decidiendo crear su propio páncreas artificial para su familia.

Puedes encontrar más información aquí (en inglés).